Las redes sociales acusadas de facilitar el secuestro en México


facebook.jpgMéxico tiene un problema de inseguridad gravísimo.  Ahora ha cobrado forma de bomba mediática por el secuestro y muerte de un chico de 14 años hijo de un conocido empresario dueño de una cadena de tiendas de artículos deportivos llamada Martí.

Periodistas y medios irresponsables siempre buscarán culpas de nuestras desgracias en cualquier cosa menos lo que realmente importa: la reacción social y la actuación del gobierno para disminuir el problema.

Todo empezó con un artículo en Milenio escrito por Víctor Hugo Michel donde asegura que la “red virtual” (su equivocada forma de llamarle a las redes sociales) como Hi5 y Facebook son un “banco de datos para los plagiarios”. Ojo al tono sumamente amarillista de su nota,

Conocidas como “redes sociales”, páginas de blogs, Hi5, MySpace y Facebook han comenzado a ser explotadas por la delincuencia organizada para obtener información sobre sus víctimas, que sin saberlo proporcionan a sus potenciales verdugos cúmulos de datos personales.

¿Alguna prueba? no, aparentemente los medios consideran que las conjeturas son suficiente razón para asegurar que los secuestradores están dando vueltas por redes sociales para recabar datos y plagiar a las personas. Las cosas se ponen un poco más surreales en el siguiente párrafo,

“Esto ya ha sucedido en México, tenemos clientes que lo han sufrido. Estas páginas no sólo están exhibiendo a una persona, sino que dan información de quién compone la familia, dónde y cómo vive y dónde estudia. Esto crea la posibilidad de un secuestro”, aseguró Eduardo Muriel, investigador privado con más de 40 años de experiencia en el negocio de la seguridad.

El artículo de Milenio continúa,

Sólo es necesario tener una computadora con acceso a internet y un poco de iniciativa para tener acceso a estos datos.

Una revisión aleatoria de páginas en Hi5 permitió descubrir a decenas de jóvenes mexicanos con fotografías de sus viajes, propiedades o nombres de sus padres, en algunos casos con datos tan concretos como escuela, gimnasio y hasta dirección particular.

Lo que pocos entienden es que cualquier red social permite un nivel de privacidad tan alto o tan bajo como uno desee y que todas o casi todas esconden esos datos a quienes no se les ha dado autorización de verlo; definitivamente el mal uso de las redes no es culpa de quienes la crearon sino de… (aunque suene ridículo decirlo) quienes la usaron mal.

Pero, con todo el sensacionalismo del caso y en la búsqueda de atención a toda costa, medios como Milenio y periodistas como Víctor Hugo Michel se enfocan unicamente en dos redes sociales de moda como Facebook y Hi5, no quisiera pensar en la reacción que podrían tener cuando se enteren que existen herramientas como PlazesDopplr o Twitter que muestran donde estás parado en este momento, tus viajes a futuro y lo que estás haciendo, respectivamente.

Anuncios